CU
El día que amaneció dos veces

Teatro contra la pandemia: transmiten obra en vivo desde baño doméstico

Xareni Márquez y Aranza Flores, becarias / Corriente Alterna el 12 de septiembre, 2020

Ciudad de México, 12 de septiembre de 2020. Hedda es la hija de un narcotraficante, y sólo encuentra una forma para contar su historia: encerrarse en un diminuto baño, de menos de dos metros cuadrados, en el que apenas caben ella, una cámara, algunas luces y un rallador de queso. Desde ahí se planta ante el público espectador, que la mira desde la distancia, “con la intención de confesar algo”.

“El baño es un espacio que va más allá de lo privado : es un espacio que se convierte en íntimo”. Así lo explica Abril Pinedo, codirectora e integrante de la compañía teatral T3Y”, y es ahí, en un baño, donde virtualmente esta compañía instaló su proscenio.

Originalmente estrenada en 2017, en un foro teatral convencional, esta puesta en escena es una adaptación de Tania Mayrén, profesora de teatro de la UNAM, basada en la obra Hedda Gabler (escrita por Henrik Ibsen en 1891). Vuelve ahora a montarse en plena pandemia, pero esta vez transmitida en vivo por Zoom, todos los domingos de septiembre.

Se trata, explica Tania en entrevista con Corriente Alterna, de “una historia muy femenina: habla mucho del sentir de la mujer, de cómo nos sentimos frente al abandono o a la pérdida del padre”.

En la obra original, detalla, la protagonista es la hija de un general enfrentada “al deber ser”, a sentirse obligada a rendir cuentas ante la sociedad por el proceder de su padre. Pero al trasladarse al escenario mexicano, en este nuevo montaje, Hedda se convierte en la hija de un traficante de drogas, una joven marcada por la violencia sistemática del crimen organizado: “Me pareció una excelente idea trasladar la figura del general Gabler al padre narconarcotraficante, en donde a lo único a lo que aspiraba Hedda era a tener una vida normal”, detalla Tania, quien da vida a la protagonista.

Transición en la pandemia

En el contexto actual de precariedad que enfrentan los trabajadores teatrales, a raíz de la contingencia sanitaria, las codirectoras Tania Mayrén y Abril Pinedo notaron que montar “en el baño era súper viable”, por lo cual se plantearon lanzar nuevamente la obra estrenada en 2017, y transmitir en vivo a través de internet, con la intención de “probar nuestro trabajo en este espacio de pandemia”. Fue así como volvió Hedda a la Ciudad de México, “nuestra niña que siempre sobrevive en la tragedia”.

La transición del escenario tradicional al baño de una vivienda tomó alrededor de dos meses. Fue “muy orgánico”, comenta Pinedo, porque “sólo cambian los elementos escénicos, pero el discurso se mantuvo (…) La traducción ha tenido que ser más del lenguaje visual y narrativo, pero ahora, claro, tener los elementos reales y la sensación de estar encerrado en el baño junto con Hedda cambia mucho” la percepción de los y las espectadoras, relata Abril, quien también es docente y actriz.

La obra, en la vieja normalidad, se desarrollaba en un baño recreado en el escenario. “Ahí teníamos espacio, se bailaba, se cantaba, se manejaban otro tipo de profundidades, aquí el espacio es mucho más acotado”, comparte Pinedo, lo que acarrea problemas técnicos, todos resueltos con imaginación.

“No tenemos un cambio de luces, todo se ha vuelto más artesanal, lo cual nos encanta”, comparte Abril, y ahora utilizan un rallador de queso para los efectos de luz. “La precariedad es una gran aliada, un buen instrumento para trabajar. Luego viene el ingenio”, dice Abril, entre risas.

Tania Mayrén, del colectivo teatral T3Y, en el montaje de Hedda. Foto: Cortesía

La experiencia de teatro en Zoom

El colectivo de teatro independiente T3Y , a cargo de Hedda, decidió lanzar la moneda al aire y experimentar. “Se trata de hacer ese salto a un nuevo lenguaje, pero que se sienta el riesgo como cuando entras a escena. Y, creo, eso es lo que te da el que sea una obra en vivo, aunque ahora sea virtual”. 

Como en una película, cada parte de la historia tiene planos, luces y música específica, la “convivencia entre espectador y actor” no se descuida, subrayan, porque ésta “nunca, nunca” se podrá reemplazar. Durante las transmisiones en vivo, la cámara se convierte en una mirada cruzada entre el espectador y la actriz, para “que estemos juntos”.

El teatro online que fue producto de la cuarentena “viene para establecer nuevos lenguajes”, complementa Abril, quien con Kenia Castillo, Mariana Chaveste, Alan Victoria, Sara Alcántar y Tania Mayrén, conforman el colectivo teatrero. “Toda esta investigación de imagen nos ha nutrido muy cabrón y creo que impactará tanto en el colectivo T3Y, como en los colectivos donde trabajamos todas, o en los montajes a futuro que podamos desarrollar”.Hedda se transmitirá en vivo el 13, 20 y 27 de septiembre por el grupo de Facebook Soy Hedda. La cooperación es voluntaria.