CU
El día que amaneció dos veces

FOTO: iván Stephens / Cuartoscuro

Reyes Magos buscan ayuda para llegar a niñas y niños victimizados en Guanajuato

Diego Antonio Alvarado Sinecio, becario / Corriente Alterna el 1 de enero, 2021

Las niñas y niños del estado de Guanajuato, como los del resto del país, esperan la llegada de los tres Reyes Magos y de los juguetes que traen consigo. Pero para muchos de ellos y ellas no existe la esperanza de recibir un obsequio, ya que sus Reyes Magos han sido asesinados o están desaparecidos.

Por ello, los colectivos estatales A tu encuentro (integrado por familias de víctimas de la violencia) y Sembrando comunidad (defensores de derechos humanos que acompaña a las víctimas) lanzaron la campaña de donación de juguetes y ropa “Sembrando sonrisas”. Y es que los hijos de las víctimas de la violencia  también “merecen un feliz día de Reyes”, como explica José Gutiérrez, integrante de Sembrando Comunidad. La colecta, dice, “es una forma más de organizarnos y de combatir la violencia que nos come todos los días en Guanajuato”.

“Todos estos niños sufren de discriminación, son criminalizados, sufren problemas económicos y problemas psicológicos”, detalla  Bibiana Mendoza, del colectivo A tu encuentro. En algunos casos, se trata de menores que han presenciado el rapto o asesinato de sus padres, que están “completamente desamparados”, y que presentan secuelas emocionales.

Bibiana busca a su hermano Manuel, desaparecido desde 2018; ella advierte que entre algunos sectores de la población persiste la idea de que a todos los desaparecidos “se los llevan porque en algo (malo) andaba”, un prejuicio que calificó como “cruel”. Sin embargo, advirtió, la población mexicana “no se puede negar a ver la otra cara de la moneda: las víctimas que se quedan sufriendo, la niñez”.

Por ello, afirma, la intención de la campaña “Sembrando sonrisas” es recabar tantos juguetes y ropa infantil como sea posible, para repartir lo colectado el mismo 6 de enero próximo, y así “ser una pequeña luz en la vida de los niños y niñas que han perdido a alguien, o que los tienen desaparecidos” en Guanajuato.

La meta  es recabar al menos 300 juguetes, que son una herramienta de desarrollo, aprendizaje y felicidad “fundamental” para los niños y las niñas, explica Marcela Villalobos, de Amnistía Internacional. “No pedimos juguetes nuevos. Si son nuevos, bienvenidos, pero entendemos la situación y sabemos que está complicado para todos. Pero sabemos que hay muchos juguetes en buen estado que pueden donarse, como pelotas o algún triciclo que alguna niña o niño dejó de usar y está en buen estado. Cosas para niñas y para niños, pero también para bebés”.

Para recibir donaciones de juguetes y ropa infantil, la campaña “Sembrando sonrisas” mantiene cinco puntos de acopio activos, en los municipios de León, Salamanca, Irapuato, Guanajuato, Celaya y Apaseo el Grande y la colecta se mantendrá abierta hasta el 5 de enero.

También hay una cuenta de banco para recibir donaciones. Los colectivos han salido a la calle a recolectar dinero, “es la primera vez que salimos a botear, nunca nos habíamos visto en la necesidad de hacerlo, pero esto lo vale”, declaran.

Un futuro incierto para la niñez victimizada

Los efectos futuros de esta violencia en la población en general y en la población infantil y juvenil particularmente, no sólo son desconocidos, sino que las autoridades no contemplan su atención prioritaria, y ésta queda como una labor sólo de interés de las mismas víctimas organizadas.

“La diversidad de la niñez y las juventudes (afectadas por la violencia) son situaciones que apenas empezamos a focalizar –explica Villalobos–. Hay niñas, por ejemplo, a las que les buscamos atención psicosocial porque fueron testigas de la desaparición de su familiar; niños que vieron cómo se llevaban a su mamá. Nosotras hemos tratado de apoyar, pero nos ha costado un montón de trabajo encontrar alguna persona profesional de la salud, sobre todo de la salud mental, para atender a la niñez que lo requiere.”

Es la falta de respuestas oficiales lo que ha llevado a las víctimas a construir sus propias estrategias, y de entre las ideas para apoyar a los niños y niñas afectadas por la violencia, la colecta de juguetes para el Día de Reyes es una de las que más esperanzas concita entre las familias.

“Tenemos fe en que la gente empiece a responder y empiece a donar –remata Bibiana–. Andamos muy emocionados por el proyecto que hicimos nacer. Lo vamos a hacer cada año, porque las víctimas siguen en aumento, porque va a haber muchísimo más niños que se merecen aunque sea un día de alegría.”

La colecta de juguetes para Día de Reyes se suma a las acciones reivindicativas realizadas por familias de personas desaparecidas en Guanajuato, como la instalación de placas con los nombres de víctimas realizada en agosto pasado, en el memorial creado en Irapuato por las mismas familias. Foto: Cortesía del colectivo “A tu encuentro”.

Abandono gubernamental

Según las estadísticas de la Comisión Nacional de Búsqueda, Guanajuato es el estado con mayor incremento de desapariciones forzadas, desde que Andrés Manuel López Obrador asumió la presidencia de la República: de los 2 mil 362 casos de desaparición acumulados en los últimos 15 años, la mitad se han registrado entre 2019 y 2020.

Marcela Villalobos directora de la oficina de Amnistía Internacional en México, advierte: “Como guanajuatenses  jamás nos imaginamos ver violencia en esta magnitud”. 

El pasado 2 de julio, por ejemplo, en Guanajuato se alcanzó el récord de 33 asesinatos en un solo día, sobre lo que el presidente López Obrador dijo que “hay una confrontación entre bandas, y son agresiones entre ellos”.

La violencia no sólo proviene de grupos delictivos, sino también de la autoridad.

En 2020, por ejemplo, autoridades guanajuatenses reprimieron violentamente una manifestación de familiares de personas desaparecidas, y luego aplicaron la fuerza contra mujeres que protestaban por el abuso sexual que sufrió una joven a manos de policías estatales.