CU
Cristal, la droga que engancha a los jóvenes
Personal médico en área COVID

La médica internista muestra una de las conversaciones que cotidianamente tiene con sus hijos. Diario entra a zona COVID-19 para atender nuevos casos.

Crisis invisible: el personal de salud agotado tras 18 meses de pandemia

Aranza Bustamante, estudiante / Corriente Alterna el 2 de septiembre, 2021

Beatriz Galván, médica internista de 51 años de edad, comenzó a atender casos de personas contagiadas de COVID-19 en noviembre de 2020. Desde ese momento, la muerte se convirtió en algo habitual durante su jornada. El cansancio emocional le desencadenó depresión y trastorno de ansiedad. En el hospital donde trabaja, en la Ciudad de México, el personal de salud no recibe apoyo para tratar su salud mental y emocional.

Así como Beatriz, el personal de salud que está en la primera línea de atención a casos COVID-19 ha visto deteriorada su salud mental tras 18 meses de pandemia. La culpa generada luego de perder a un paciente, el estrés postraumático, la fatiga física y mental, la impotencia, y el temor por contagiar a sus seres queridos, han cobrado factura tras año y medio de trabajo ininterrumpido.

La convivencia con sus hijos y sus compañeros la mantienen a flote. En medio de esta tragedia, la médica internista aprendió a disfrutar los momentos simples de la vida: una broma, una plática con su familia y hacer lo que le gusta le ayudan a sobrellevar los casi 10 meses que lleva combatiendo al COVID-19.

Texto y fotografías: Aranza Bustamante