CU
El día que amaneció dos veces

Foto: Ilse Huesca / Cuartoscuro

Macho al volante, peligro constante

Carlos Acuña y Paris Martínez, reporteros / Corriente Alterna el 31 de enero, 2021

“Mujer al volante, peligro constante”, dice la frase con que el machismo mexicano difunde la idea de que las mujeres manejan mal y provocan accidentes y hechos de violencia vial.

Las estadísticas describen un panorama por completo distinto: en la mayoría de estos hechos los responsables son hombres que, casi siempre, libran la acción de la justicia aunque hayan provocado acontecimientos fatales, incluso en estado de ebriedad o drogados.

Entre 2011 y 2020, solo en la Ciudad de México, 2 mil 585 personas fueron a juicio por choques y atropellamientos que causaron la muerte de otros. De ellas, 93.6% eran hombres, según datos obtenidos por la Unidad de Investigaciones Periodísticas (UIP) de la UNAM a través de una solicitud de información formulada ante el Tribunal Superior de Jutsicia capitalino.

En esa misma década, el Ministerio Público de la Ciudad de México presentó cargos penales contra 6 mil 943 personas, pero sólo se detuvo y condenó a 501 de ellas, es decir, a 7% de los imputados, mientras que el restante 93% no tuvo castigo.

Un recorrido por 2018

A nivel nacional el panorama es similar. Corriente Alterna accedió a datos de 2018 sobre procesos penales relacionados con violencia vial en todo el país.

De acuerdo con estos registros, en 2018 se iniciaron juicios por 3 mil 540 delitos, intencionales o por accidente, en los que el arma o principal medio para su comisión fue un automóvil. Tales delitos fueron atribuidos en 90% a hombres (3 mil 191 delitos), y sólo se emitió sentencia condenatoria para 136 de ellos.

Las bases de datos sobre “Registros administrativos en materia penal”, del Inegi y la Comisión Nacional de Tribunales Superiores de Justicia, indican además que en 2018 se iniciaron juicios por 243 delitos intencionales cometidos contra 206 mujeres, en los que la autoridad consideró que se usaron vehículos como armas o medios para la agresión. En 88% de los casos el perpetrador era hombre.

Las autoridades detuvieron a 202 varones por agresiones contra mujeres cometidas con automóviles. La inmensa mayoría quedó en la impunidad. De esos 202, sólo dos personas recibieron una sentencia condenatoria. La mayoría, 70%, ni siquiera fue detenido (140 de 202). De los 62 que sí fueron detenidos, 87% enfrentó su proceso en libertad.

En ocasiones, los hombres cometen delitos dolosos con automóviles contra sus propias parejas o contra personas que están a su cuidado. Con excepciones, estos delitos también quedan en la impunidad. En 35 casos, cifra equivalente a 16%, los delitos fueron cometidos por los esposos de las víctimas, o por parejas sentimentales con quienes compartían domicilio. Otros nueve de esos ataques los cometieron hombres encargados del cuidado de las víctimas, es decir, 4%.

Infografía: René Zubieta

Violencia e impunidad vial

Las estadísticas oficiales muestran que nueve de cada diez delitos con automóviles que llegan a juicio quedan sin castigo. Pero la impunidad es todavía más alta si se agregan a la cuenta todos los casos cuya investigación por el Ministerio Público nunca fue concluida, o ni siquiera se inició.

En la Ciudad de México, por ejemplo, se registraron 25 mil 752 hechos de tránsito que dejaron personas heridas en 2019, según los reportes oficiales de la Secretaría de Movilidad.

No obstante, las estadísticas del Tribunal Superior de Justicia local revelan que sólo 178 “probables responsables” fueron procesados penalmente por ese tipo de delitos y, de ellos, ninguno recibió sentencia condenatoria. Así, para 2019 el índice de impunidad en hechos de tránsito que dejaron personas heridas en la Ciudad de México fue de 100%.

Por otra parte, en el mismo año se registraron 545 hechos de tránsito que provocaron muertes en la capital, pero sólo en 164 casos se detuvo al responsable. De ellos, se logró sentencia condenatoria en dos casos. Es decir, que el índice de impunidad en muertes de tránsito fue de 99.6%.

Ejemplos de la poca efectividad de la justicia en materia de violencia vial en la Ciudad de México existen muchos. Una muestra: durante la década recién concluida se registraron 996 casos de homicidio por atropellamiento. En dos de cada tres casos nunca se detuvo al responsable.

Violencia vial en México
El pasado 20 de noviembre de 2020, ciudadanos del Estado de México conmemoraron el Día Mundial en Recuerdo de las Víctimas de Accidentes de Tránsito, delimitando el área que reclaman como ciclovía en vialidades de Toluca. Foto: Cristina Espinosa Aguilar / Cuartoscuro

Indulgencia al criminal

La impunidad en materia de muertes y lesiones por hechos de tránsito en la capital del país no sólo se refleja en los casos que nunca llegan a juicio. También es notoria en aquellos que sí llegan a tribunales, pero son abordados con indulgencia tanto al inicio del proceso como al dictar sentencia.

Los registros del Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México revelan, por ejemplo, que en los últimos diez años se inició juicio penal contra 83 personas que provocaron choques o atropellamientos y huyeron del lugar de los hechos, o que le negaron auxilio a los lesionados, ocasionando su muerte. Sólo 20 de esos casos fueron catalogados como homicidios intencionales al arrancar el juicio.

Igualmente, en 42 hechos viales que dejaron personas fallecidas, el probable responsable se encontraba bajo los efectos del alcohol u otras drogas. Aun así, dos tercios de estos casos fueron considerados por la autoridad capitalina como homicidios “culposos”, es decir, accidentales.

El trato indulgente también es visible en las sentencias: de los 996 homicidios por atropellamiento acumulados en la capital del país entre 2011 y 2020, sólo en 147 casos hubo una sentencia condenatoria (14% del total).

Además, las estadísticas del Tribunal de Justicia capitalino revelan que en los casos en los que hubo castigo, fue menor: de los 147 responsables de atropellar y matar a otras personas, 78% obtuvieron penas menores a 5 años de cárcel, intercambiables por el pago de una fianza (115 casos).