Elecciones en Oaxaca: La sombra del autoritarismo en Nochixtlán

Rafael E. Lozano, estudiante / Corriente Alterna | publicado el 02-06-2021

A Claudia Uruchurtu Cruz la obligaron a subir a una camioneta y la desaparecieron. Ocurrió la noche del 26 de marzo pasado. Claudia acababa de participar en una manifestación en la plaza de Asunción Nochixtlán, Oaxaca, donde los pobladores denunciaron actos de corrupción y represión por parte de Lizbeth Victoria Huerta, alcaldesa del municipio que buscaba reelegirse por Morena.

De 48 años, madre de familia, Claudia Uruchurtu Cruz suele vivir entre México y Gran Bretaña. Desde 2018, sin embargo, se instaló en Nochixtlán, en la casa de su madre.

Su hermana lo contó así en conferencia de prensa: “Su esperanza, como la de millones de mexicanos fue, y es, hacia el licenciado Andrés Manuel López Obrador. Su convicción la hizo regresar a México para cumplir con ese compromiso cívico. En Asunción Nochixtlán la esperanza se convirtió en una pesadilla”.

Antes de ser desaparecida, Uruchurtu Cruz y otros ciudadanos de Nochixtlán se presentaron ante el Órgano Superior de Fiscalización y la Fiscalía General del Estado de Oaxaca, para denunciar a la alcaldesa por presunto desvío de recursos.

Durante su administración, Lizbeth Victoria Huerta acumuló 24 denuncias por violaciones a derechos humanos, además de una resolución adversa por parte del Instituto Estatal Electoral y de Participación Ciudadana de Oaxaca. Esto, luego de comprobarse que Huerta usó fondos públicos para impulsar su campaña de reelección.

El 7 de mayo pasado, 42 días después del rapto de Claudia, Huerta fue detenida junto a dos de sus colaboradores bajo el cargo de desaparición forzada. Situación inédita que pudo lograrse por la presión de organismos como la Oficina en México del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ONU-DH), el Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU, Amnistía Internacional y parlamentarios de Gran Bretaña.

Todavía después de su arresto el partido Morena la mantuvo como candidata. Fue hasta el 21 de mayo que inició el trámite para sustituirla.

Hasta el año 2016, Nochixtlán había sido gobernada por el PRI; luego de una manifestación magisterial que fue reprimida a balazos –con un saldo de ocho muertos y 198 heridos–, los pobladores terminaron expulsando a las autoridades. Huerta fue electa presidenta municipal de Asunción Nochixtlán en 2018 a través de la coalición Juntos Haremos Historia (Morena, PT y PES). Tenía 33 años y era la primera mujer en gobernar el municipio.

Compartir:

Corriente Alterna
Volver al inicio

Te puede interesar