CU
El día que amaneció dos veces

Foto: Pedro Anza / Cuartoscuro

Guardia Nacional presume resultados inflados

Juan Jesús Gómez Montiel, becario / Corriente Alterna el 28 de septiembre, 2020

En el informe de su primer año de operaciones, la Guardia Nacional (GN) presumió la captura de 15 mil presuntos delincuentes, el decomiso de 3 mil 700 armas de fuego, así como el aseguramiento de 66 mil kilogramos de mariguana y de 880 tomas clandestinas para el robo de combustible, según reportó el general retirado Luis Rodríguez Bucio, comandante de la corporación policiaca, en la ceremonia realizada el pasado 30 de junio, en el Campo Militar Número 1.

Estos datos, dijo en la misma ceremonia el presidente Andrés Manuel López Obrador, son prueba de que en materia de seguridad “es mucho lo avanzado”. Sin embargo las cifras presentadas eran falsas.

Tal como revela información oficial recabada por Corriente Alterna a través del Sistema Nacional de Transparencia, la GN no detuvo a 15 mil personas en su primer año de operación, sino a 11 mil 107. Es decir, el militar que encabeza este cuerpo policiaco reportó 3 mil 893 capturas más de las realmente realizadas.

Además, la institución informó que en su primer año de operaciones decomisó tres mil 705 armas de fuego pero, en realidad, sólo aseguró mil 423 armas, según sus propios registros. Afirmó también haber asegurado 66 mil kilos de mariguana, pero en los informes de Transparencia sólo se documenta la captura de 48 mil 590 kilos.

Rodríguez Bucio declaró que la GN canceló 880 tomas clandestinas de combustible en el mismo periodo. No obstante, sus reportes internos hablan de 701 tomas clandestinas canceladas, es decir, 179 menos que las presumidas por la autoridad.

Los reportes internos de la Guardia Nacional dejan ver que las estadísticas presentadas a la ciudadanía sobre arrestos fueron infladas en 26.2%, las de incautación de armas en 27.83%, las de aseguramiento de mariguana en 26.38% y la clausura de tomas clandestinas en 20.35%.

En el aniversario de la Guardia Nacional sólo hubo un rubro en el que se presentaron logros menores a los realmente alcanzados: el rubro del dinero confiscado al crimen. Rodríguez Bucio reportó el aseguramiento de 5.8 millones de dólares. No obstante, los reportes internos dejan ver que, en verdad, se confiscaron 10.7 millones de dólares.

Luis Rodríguez Bucio, comandante de la Guardia Nacional, en el primer aniversario de la institiución. Foto: Presidencia / Cuartoscuro

La danza de los números

Algunos de los principales resultados de la Guardia Nacional presentados por las autoridades federales son altamente cuestionables, advierte David Blanc Munguía, integrante de la asociación civil Causa en Común y del Observatorio de la Guardia Nacional, una iniciativa que agrupa a colectivos ciudadanos, especialistas y académicos.

Uno de estos supuestos avances es el reclutamiento. La Guardia Nacional arrancó operaciones en junio de 2019 con 53 mil 946 elementos, que para abril de 2020 se habían incrementado a 76 mil 773. Es decir, a este cuerpo policiaco le tomó nueve meses reclutar y entrenar a 22 mil 827 nuevos elementos, explica Blanc Munguía.

Sin embargo, de abril a mayo de 2020, el cuerpo policiaco reportó un rápido incremento en sus filas, hasta llegar a 87 mil 946 elementos (más de 11 mil reclutas en un solo mes). Blanc apunta: “resulta ilógico que en menos de un mes tengan un reclutamiento de más de 10 mil elementos, eso es humana y logísticamente imposible”.

Para junio, el mes del primer aniversario de esta policía civil, celebrado en el Campo Militar Número 1, la cifra se elevó nuevamente, para llegar a 96 mil 901 elementos.

El investigador denomina a este fenómeno la “danza de números”, ya que “los números que presentan (sobre la Guardia Nacional) son incongruentes con los tiempos de capacitación y certificación”.

El presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que en el primer año de labores de la Guardia Nacional ha sido “mucho lo avanzado”. Foto: Presidencia / Cuartoscuro

El disfraz civil

Generar resultados inmediatos es un reto para cualquier institución policial, pero para la GN existen dificultades añadidas por su diseño institucional.

“La Guardia Nacional no tiene una línea clara de la estrategia de seguridad –advierte Blanc–, más bien parece que son reactivos, que es lo que hemos hecho en México este tiempo: reaccionar, reaccionar y reaccionar, en vez de prevenir”.

Para Lilian Chapa Koloffon, investigadora de la organización internacional World Justice Project (WJP), las autoridades no han demostrado tener una idea clara sobre qué utilidad puede tener la Guardia Nacional en el esquema de seguridad del país: “[miles] de agentes de la GN está desplegados para detener la migración indocumentada en el sur del país, pero fuera de eso no hay una estrategia clara, con objetivos claros para la GN en términos de reducción de incidencia delictiva o en reducción de homicidio, que es uno de los principales problemas en nuestro país”.

Pese a ello, destaca, la estrategia del actual gobierno, tanto como lo fue de los dos anteriores, es dejar en manos de las Fuerzas Armadas los asuntos de seguridad pública, lo que no ha reducido la violencia ni la inseguridad.

La alternativa es la especialización, dice Chapa Koloffon, “necesitamos mejores policías, no más militares”, y remata: “tener policías buenas y confiables cuesta, y hoy en día tenemos las policías por las que estamos dispuestos a pagar, o sea, si queremos pagar 5 pesos a la policía pues vamos a tener una policía de 5 pesos.”

De acuerdo con el “Diagnóstico nacional sobre policías preventivas de las entidades” elaborado por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, el salario neto promedio de un policía equivale a 13 mil 268 pesos al mes, con San Luis Potosí con el salario neto más alto (21 mil 90 pesos) y Tabasco con el salario policial más bajo, 6 mil 330 pesos.

Infografía: Denisse Martínez