CU
El día que amaneció dos veces
Camara de diputados, Sobrerrepresentación

/ Foto: Cuartoscuro.com

Sobrerrepresentación de Morena en el Congreso y el ‘freno’ del INE para la elección de 2021

Violeta Santiago, reportera / Corriente Alterna el 1 de junio, 2021

Mario Delgado mira a la cámara; detrás de él hay una mampara donde se lee: “Morena, la esperanza de México”. El presidente nacional del partido Morena afirma en el video que en las elecciones de 2018 el pueblo le otorgó a su partido la mayoría del Congreso “para llevar a cabo el proyecto de la Cuarta Transformación”. También acusa que consejeros del Instituto Nacional Electoral (INE) tratan de impedir que consigan la mayoría en las elecciones federales del próximo 6 de junio.

Gracias a la mayoría de Morena en ambas cámaras del Congreso de la Unión, el presidente López Obrador ha impulsado proyectos decisivos para su gobierno como la Guardia Nacional, además de los presupuestos que sostienen megaproyectos como el Tren Maya o el Aeropuerto Internacional de Santa Lucía.

Lo cierto es que la mayoría de Morena en el Congreso es artificial. Antes de ser dirigente del partido en el poder, Mario Delgado ganó en 2018 una curul como diputado por el Partido del Trabajo (PT). Inmediatamente renunció a integrar esa bancada para saltar a la fracción guinda, como muchos otros legisladores.

Antes de ser presidente de Morena, Mario Delgado llegó como diputado del PT. / Foto: Galo Cañas, Cuartoscuro.com

Sobrerrepresentación artificial

La reforma electoral de 1996 puso un tope a la sobrerrepresentación de los partidos en la Cámara de Diputados. El número de legisladores se limitó al porcentaje de votación nacional más el 8%. Por ejemplo, en 2018 Morena tuvo una votación de 41.34%. Así que le tocaba controlar un máximo de 49.34% de la Cámara, lo que equivale a un tope de 246 diputados de mayoría relativa y plurinominales.

Uuc-Kib Espadas Ancona, exdiputado del PRD (2000-2003) y actual integrante del Consejo General del INE, lo explica así: es como ir a un banquete donde hay un número de platillos exactos para los comensales.  “Si llega un grupo y se sirve plato y medio, al resto le tocará menos comida. Cuando un partido se sobrerrepresenta, otro se subrrepresenta”.

Los diputados plurinominales se crearon para que los partidos menos votados tuvieran representación en el Congreso. Existen fórmulas matemáticas para designar a los ‘pluris’ pero la idea es sencilla: quien tenga más diputados de mayoría (que ganaron un distrito electoral), recibirá menos plurinominales.

Para alcanzar el mayor número de posiciones en la Cámara de Diputados, en 2018 Morena formó la coalición “Juntos Haremos Historia” con el Partido del Trabajo y el Partido Encuentro Social (PES) y postuló a morenistas como Mario Delgado, Zoé Robledo (el actual director del IMSS) o Sergio Mayer como candidatos del PT o el PES.

Cuando los “grandes” partidos registran a sus integrantes como candidatos en un partido “chico” provocan una sobrerrepresentación superior al 8%. “A la hora de los cómputos [para designar a los ‘pluris’, los diputados] se contabilizaban como si fueran del partido chico”, explica Uuc-kib Espadas.

Morena obtuvo 108 diputados de mayoría y recibió 85 ‘pluris’, para sumar un total de 191. Sus candidatos postulados en otros partidos no impactaron en el conteo para el reparto de los ‘pluris’. Simplemente se integraron a la bancada de Morena en el Congreso.

Tampoco es que Morena inventara el método. El PRI —en coalición con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)— puso este truco en práctica por primera vez en las elecciones de 2012 y lo repitió en 2015. En aquel entonces Morena y el PRD eran oposición y denunciaron la estrategia. “Fraude priista directo”, opinó Pablo Gómez, entonces representante del partido del sol azteca y actual diputado por Morena.

Morena, legisladores
Morena pasó de tener 191 diputados en 2018 hasta integrar a 253 en 2021 / Foto: Daniel Augusto, Cuartoscuro.com

De diputados “sandías” a “kiwis”

Cuando se integró la 64 Legislatura, el 29 de agosto de 2018, Morena sumaba 247 legisladores. 

Desde sus sillones forrados de piel, Tatiana Clouthier se tomó ‘selfies’ con Mario Delgado o con Gabriela Cuevas, y una Dolores Padierna (senadora por Morena) que se coló en la imagen, seria, al fondo; otros se abrazaron, felicitaron y hasta lloraron. Emocionados irrumpieron la sesión constitutiva y corearon cinco veces con el puño en alto: “¡Es un honor estar con Obrador!”

En una Cámara de Diputados con 500 integrantes, quien tenga 251 legisladores (lamitad más uno) alcanza la mayoría absoluta: los votos necesarios para aprobar leyes sin necesidad de alianzas; excepto para las reformas constitucionales, que requieren mayoría calificada, equivalente a dos terceras partes de la cámara. Los cinco diputados que le faltaban a Morena para la mayoría absoluta llegaron del Partido Verde.

En 2012 y 2015, cuando el PRI era la principal fuerza en la Cámara de Diputados con ayuda del Verde, se hablaba de diputados “sandía”: verdes por fuera, rojos por dentro. La tipología se expandió con el cambio del mosaico político. En 2018 surgieron los diputados “kiwi” —de carne verde y piel morena— y otros “frutos exóticos” de cáscara granate.

A la fecha, gracias a la coalición con el PT y el PVEM, la bancada de Morena la integran 253 diputados. 

El abogado y diputado suplente Sergio Carlos Gutiérrez Luna, representante de Morena ante el INE, justifica la integración del antiguo satélite del PRI (y, también, del PAN en la elección presidencial del 2000) por ser un “aliado” de la Cuarta Transformación: “Desde 2018 el Partido Verde ha sido aliado de Morena para sacar adelante temas legislativos de relevancia (como la Ley de la Industria Eléctrica). La política, finalmente, es de sumar y de consolidar proyectos. Lo que nosotros queremos es obtener el votos de los ciudadanos para poder implementar lo que Morena enarbola”.

Sobrerrepresentacion, congreso
En el Congreso se han construido mayorías a partir de la postulación de militantes de un partido en otros o, después de las elecciones, cuando ya está constituido el Congreso, con los saltos entre bancadas / Foto: Rogelio Morales, Cuartoscuro.com

La pelea por los ‘pluris’ y la mayoría en 2021

“Parece que algunos consejeros han decidido convertirse en los gatilleros del PRIAN disfrazados de árbitros electorales”, insiste en un video el dirigente nacional Mario Delgado. En su cuenta de Twitter, tan solo entre marzo y mayo, hay 49 clips o  boletines con reclamos y descalificaciones al INE. 

A menos de tres meses de las elecciones, el Consejo General del INE aprobó un acuerdo para respetar el límite constitucional del 8% de sobrerrepresentación. Eso forzó a Morena a cambiar su estrategia de cara al 6 de junio. Debido a esta nueva regulación, Morena ya no podrá colocar a sus militantes como candidatos de otros partidos.

“Lo que se acordó es que, independientemente de quién sea el partido que registre al candidato, el Instituto verificará si el candidato pertenece o no a otro partido político para contabilizar adecuadamente cuál es el máximo de diputados de cada partido”, expone el consejero electoral Uuc-Kib Espadas.

La revisión de la afiliación efectiva tuvo corte al 21 de marzo. Si el militante de un partido (registrado en su padrón antes de esa fecha) gana como candidato por otras siglas, la victoria se contará para el partido de la afiliación e incidirá en su reparto de plurinominales, pues no podrá rebasar el tope de sobrerrepresentación de 8%.

Morena presentó un recurso de apelación ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF). “Nos parecía que el INE estaba adjudicándose facultades legislativas que no le correspondían”, explica Gutiérrez.

Dice que su partido desconfía del INE por considerarlo parcial y que, si enunciara todos los conflictos que han tenido con la institución, “sería una lista como infinita”.

Cuando se quejaron ante el Tribunal que resolvió en contra de Morena, el dirigente Mario Delgado dijo que el nuevo reparto de plurinominales era un intento por impedir que Morena obtuviera la mayoría. 

El partido nombró a la estrategia como una “triquiñuela del INE que pretende obstaculizar de manera ilegal a Morena [para] evitar que conserve la mayoría en el Congreso durante la próxima legislatura, beneficiando de este modo a la alianza del PRIAN”.

Pero el consejero Uuc-Kib Espadas lo ve difícil: “La realidad es que, esto, no va a tener un efecto de magnitud. Morena ya lo tiene claro en este momento, habiendo construido los registros”.

A diferencia de Delgado, el diputado Gutiérrez coincide con el consejero del INE, pues dice que la coalición de Morena-Verde-PT “fue la más cumplida”: sólo dos candidatos de otras siglas se postularon por Morena.

En cambio, agrega que “el PRI fue el que más trampa hizo enviando militantes suyos al PRD y al PAN”. De acuerdo con el consejero Espadas, son alrededor de 17 candidatos de la coalición “Va por México” en esa situación.

Sobrerrepresentacion INE
El INE acordó nuevas disposiciones para el conteo de los diputados y evitar así la sobrerrepresentación. / Foto: INE, Cuartoscuro.com

¿Freno a la sobrerrepresentación?

La medida promovida por el INE no será suficiente para evitar la sobrerrepresentación partidista: cambiarse de bancada será inevitable, admite el consejero electoral Uuc-Kib Espadas. Ni la Constitución puede obligar a un ciudadano a permanecer en un partido o desafiliarse; es su derecho político ir y venir cuantas veces quiera.   

Es decir, es posible construir la mayoría en el Congreso después de las elecciones: un cóctel de frutas servido en vaso guinda. 

Para el diputado Gutiérrez Luna, Morena no necesita artimañas para ganar el control del Congreso: “Vamos a tener la mayoría, una mayoría que sirva para consolidar la Cuarta Transformación (…) junto con nuestros aliados”.

No es para menos. Tener —o no—  el control del Congreso definirá el futuro político de la presidencia de Andrés Manuel y su proyecto de nación.