CU
El día que amaneció dos veces
Ocesa pandemia autódromo

FOTO: Mario Jasso / CUARTOSCURO.COM

CIE, la empresa ganadora de la pandemia: el IMSS le pagó 1,600 millones de pesos

Aldo Canedo, estudiante; Alejandra Crail, mentoría / Corriente Alterna el 9 de julio, 2022

La pandemia de covid-19 quebró empresas, pero también trajo recursos a otras. Fue el caso de la Corporación Interamericana de Entretenimiento (CIE), la empresa de espectáculos más grande de Latinoamérica que recibió 1,682 millones de pesos en 15 contratos con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) por la instalación de las Unidades Médicas Temporales Covid-19 que se dispusieron en distintos puntos del país para atender pacientes.

La CIE, a través de sus subsidiarias Operadora de Centros de Espectáculos S.A. de C.V. (OCESA) y Creatividad y Espectáculos S.A. de C.V. (CREA), obtuvo estos recursos entre mayo de 2020 y octubre de 2021, durante los meses más difíciles de la emergencia sanitaria. Así, la empresa consiguió sortear una crisis económica que pronosticaba su disolución, según quedó asentado en el reporte financiero consolidado de 2021 que hizo público la compañía. 

Fundada y presidida por Luis Alejandro Soberón Kuri, la CIE es líder en la industria de espectáculos en México, que lo mismo trae a Miley Cyrus como a la Fórmula Uno o monta una réplica monumental del Templo Mayor en El Zócalo. 

Pero, con la pandemia, dio un giro a su modelo de negocio: dejó de lado conciertos, servicios integrales de eventos, arrendamientos y logística que solía realizar para organismos públicos y privados; en cambio, puso esfuerzos en establecer las nueve Unidades Médicas Temporales del IMSS que el gobierno mexicano colocó en seis estados del país para suplir la demanda de servicios médicos por el alza de contagios por covid-19. 

La pandemia que hizo tambalear sus finanzas fue la misma que la sacó a flote. 

Ocesa autódromo pandemia covid
La pista de carreras, que se ubica en la Alcaldía Venustiano Carranza, fue habilitado para tratar a las personas con Covid-19. FOTO: CUARTOSCURO.COM

Una vieja relación que se fortalece

La relación entre el CIE y el IMSS, que actualmente encabeza Zoé Robledo, es, de hecho, vieja. Entre 2015 y 2019, antes de la pandemia, de acuerdo con Compranet, el IMSS le entregó 42 millones 44 mil 183 pesos por realizar eventos y por la renta de barreras de contención.

Pero fue la pandemia la que afianzó la relación entre CIE y el IMSS gracias a las unidades médicas temporales: tan sólo entre 2020 y 2021 la empresa de espectáculos cuadruplicó los ingresos que había recibido del IMSS en cuatro años previos. 

En 2020, cuando el nuevo coronavirus llegó a México, la principal fuente de ingresos de la CIE comenzó a tambalearse. El último evento masivo que realizó fue el Vive Latino 2020, en el Foro Sol de la Ciudad de México, a mediados de marzo de ese año, al que asistieron 115 mil 331 personas. Los festivales que ya tenían fechas confirmadas en el año, como el Corona Capital o el Electric Daisy Carnival, además de conciertos de bandas como MGMT, Foster The People o The Growlers, entre otros, poco a poco fueron cancelados.

La pandemia avanzaba a pasos veloces. El 18 de marzo de 2020 se registró la primera defunción por covid-19 en México y, para el 23 de marzo, la Secretaría de Salud federal (Ssa) declaró la Jornada Nacional de Sana Distancia, que envió a la mayoría de los habitantes del país a un confinamiento indefinido. Abril cerró con 686 muertes por el virus, pero para finales de año la cifra llegó a 127 mil.

Covid ocesa y autódromo
Médicos atienden a pacientes infectados de Covid-19 en pabellones de terapia intermedia y terapia intensiva en el Hospital de Expansión Autódromo Hermanos Rodríguez. FOTO: GRACIELA LÓPEZ /CUARTOSCURO.COM

En su reporte financiero del cuarto trimestre de 2020, la CIE expuso que tuvo que suspender eventos desde el 16 de marzo del 2020, lo que se tradujo en una reducción de los ingresos por boletaje de 65%, en comparación con 2019. 

La empresa recurrió a medidas drásticas, como despedir a casi a la mitad de su personal. Pasó de tener a 2,160 personas contratadas a inicios de 2020 a sólo 1,130 personas al cierre del mismo año. Con eso, la CIE asegura que ahorró 48% en salarios. 

La drástica reducción de personal inició en julio de 2020 con el despido de 200 empleados en un mismo día, incluido personal administrativo, técnico y ejecutivos. 

Sin embargo, los contratos otorgados por el gobierno mexicano permitieron a la empresa de entretenimiento sobrellevar la caída económica. El 3 de abril de 2020 la Secretaría de Salud del gobierno federal publicó en el Diario Oficial de la Federación (DOF) un decreto por el que se simplificarían los trámites de adjudicación directa, un mecanismo que permitió la contratación de un proveedor preseleccionado sin competencia previa, con el fin de hacerle frente a la pandemia y cubrir la demanda de insumos y servicios. 

El Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), en su publicación “Un año de compras de emergencia en México”, señala que el decreto del gobierno federal para favorecer este tipo de adquisiciones conllevaba el riesgo de que, en un contexto de emergencia, los mecanismos de control y vigilancia fueran deficientes, incrementando el peligro de corrupción. 

“Al no existir competencia en la adjudicación directa ni el Estado ni la Sociedad obtienen los beneficios que generalmente derivan de ella”, señala la Secretaría de la Función Pública en su página web, en el apartado Correcta planeación de la estrategia de contratación que agrega: “resulta más cuestionable la transparencia de selección del proveedor.”

Con la publicación de este decreto, la CIE, a través de su división de Eventos Especiales, más específicamente la subsidiaria Creatividad y Espectáculos S.A. de C.V. (CREA), encontró una mina de oro. A unos meses de iniciada la pandemia, en mayo, el IMSS adjudicó directamente un contrato a CREA para montar nueve Centros de Atención Temporal-COVID19 en San Luis Potosí, Estado de México, Chihuahua, Ciudad de México y Baja California Sur.

Una mina de oro en medio de la pandemia

En medio de la emergencia sanitaria, la empresa de espectáculos le presentó una propuesta al IMSS: usar espacios como el Centro Citibanamex y el Autódromo Hermanos Rodríguez para complementar los servicios hospitalarios del Instituto y auxiliar con el diagnóstico de los pacientes.

CIE se encargaría de la instalación de estas unidades de forma completa; es decir, con todos los materiales y disposiciones técnicas que exigía la Ssa: áreas de servicio (sala de espera, de convalecencia, de aseo, de hospitalización, entre otras), elementos para el montaje, servicios de limpieza, suministro de material e insumos, así como de vigilancia, además del equipamiento necesario. Los médicos los pondría el IMSS.

Ocesa pandemia autódromo
Reconocimiento al personal de salud que hizo posible la recuperación de personas enfermas de COVID-19, atendidas en el Centro de Atención Temporal del Autódromo. FOTO: IMSS/CUARTOSCURO.COM

El Centro Citibanamex se transformó en una Unidad Médica Temporal Covid-19

a partir de un convenio que se firmó el 7 de abril de 2020 entre la Secretaría de Salud de la Ciudad de México (Sedesa), la UNAM, y la Fundación Carlos Slim. El aprovechamiento e instalación del inmueble fueron una donación de la Fundación CIE A.C.

La CIE proporcionó camas, utensilios, ropa, y materiales médicos, además del servicio integral (montaje, materiales y todo lo necesario para armar y abastecer el lugar). Por su parte, la UNAM dirigió, coordinó, supervisó y capacitó a los recursos humanos médicos, así como a profesores, investigadores y profesionales de la salud, además de calcular volúmenes de insumos para el correcto funcionamiento del hospital.

El segundo espacio en convertirse en una Unidad Médica Temporal Covid-19

fue el Autódromo. El anuncio lo hizo el IMSS el 4 de mayo de 2020, cuando dijo que lo habilitaría como “hospital de expansión”; es decir, un espacio externo para albergar y tratar nuevos pacientes enfermos de covid-19 que no encontraban espacio en hospitales o clínicas del IMSS. 

“Hoy, más que nunca, en la Ciudad de México necesitamos crecer”, dijo el titular del Seguro Social, Zoé Robledo. Días antes, la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, había anunciado que la ocupación hospitalaria en la capital ya estaba al 60% y pronosticaba que aumentaría. 

La Ciudad Deportiva “Magdalena Mixhuca”, en la alcaldía Iztacalco de la Ciudad de México, está en manos de Operadora de Centros de Espectáculos (OCESA), otra subsidiaria de CIE. Dentro de este lugar están el Autódromo Hermanos Rodríguez y el Foro Sol, donde se han realizado eventos como Electric Daisy Carnival (EDC), Vive Latino, Corona Capital, Fórmula 1, entre otros. 

Aunque es un espacio público, desde 2011 el gobierno de la capital le cedió a OCESA los Permisos Administrativos Temporales Revocables (PATR) para su “uso, aprovechamiento y explotación”, con vigencia hasta 2024. No obstante, el 6 de abril de 2021 la CIE consiguió una prórroga anticipada que le otorgaba el permiso de utilización del Palacio de los Deportes, el Autódromo Hermanos Rodríguez y el Foro Sol hasta 2031.

El contrato más costoso que CIE obtuvo en 2020 fue el del 22 de mayo. Con una vigencia de tres meses, recibió del IMSS 301 millones 724 mil 137 pesos, el monto máximo permitido a otorgarse en el contrato. 

Para que la unidad médica del Autódromo siguiera funcionando, requirió de cuatro contratos adicionales: dos para cerrar 2020 y dos más en 2021, que en total sumaron 751 millones 717 mil pesos más.

En el Autódromo hubo 8,237 pacientes hospitalizados y se realizaron 7,700 valoraciones por urgencias. De todas las unidades médicas instaladas por CREA, ésta fue la que más demanda tuvo, según informó el gobierno mexicano.

“Este Centro de Atención Temporal significó romper paradigmas nacionales en modelos de atención, tuvimos la capacidad de instalar un centro hospitalario en 30 días, con equipo biomédico y personal suficiente para hacer frente a la batalla”, presumió el médico Javier García Acosta, encargado de la estrategia y director de esta unidad médica temporal, en un comunicado con fecha de septiembre de 2021.

Entre el contrato inicial y los tres subsecuentes, el uso del Autódromo en la pandemia le valió a la CIE una bolsa acumulada de 1,053 millones de pesos.

OCESA Empresa espectáculos pandemia
El Hospital del Expansión Autódromo Hermanos Rodríguez, a cargo del IMSS, a un año de servicio para pacientes con síntomas de Covid-19. FOTO: CUARTOSCURO.COM

El 19 de junio de 2020 se instalaron dos unidades médicas temporales covid en los Centros de Rehabilitación e Inclusión Infantil Teletón (CRIT) de Nezahualcóyotl, estado de México, e Iztapalapa. Los contratos arrojan un monto conjunto por 49 millones 206 mil pesos. 

En San Luis Potosí también se creó un centro de este tipo en Ciudad Valles. El contrato, de julio de 2020, estipula un costo de 38 millones 99 mil 962 pesos.

El modelo se replicó en Baja California Sur, donde en julio de 2020 ya había cerca de 11 mil contagios y más de dos mil fallecimientos por covid-19. A mediados de ese mes, por medio de una adjudicación directa, se contrató a CREA para instalar una Unidad Médica Temporal Covid-19  en el CRIT de La Paz por un total de 24 millones 792 mil 368 pesos. 

En aquel momento, Zoé Robledo, titular del IMSS, expresó que “ante la pandemia, poner a disposición los CRIT es una generosidad extraordinaria”. Los CRIT son propiedad de la fundación Teletón, que es dirigida por Fernando Landeros, y quien era parte de Televisa; la compañía posee 40% de los derechos de OCESA. El espacio fue destinado para atender pacientes no graves de covid-19 y contaba con 30 camas de hospitalización. En la apertura y visita por el CRIT estuvo presente el representante de CIE, Samuel Segura Díaz

Nuevos centros, más contratos

La empresa expandió las unidades médicas temporales al norte del país. En Chihuahua dispusieron 88 camas entre dos hospitales temporales: 46 en la capital y 42 en Ciudad Juárez, cuyas instalaciones fueron habilitadas “en tiempo récord”.

Estos centros fueron el tercer contrato más beneficioso económicamente de 2020 para la CIE. El Instituto pagó 126 millones 399 mil 442 pesos. Ambas unidades tuvieron un segundo contrato, que las reviviría el 14 de abril de 2021, sumando 91 millones 769 mil pesos.

Con la llegada de la segunda ola de covid-19, a principios de 2021, el IMSS destinó recursos para ampliar los servicios de unidades médicas temporales de la empresa de espectáculos. 

Para enero de 2021, en medio de una pandemia que no cedía, el IMSS decidió instalar un nuevo Centro de Atención Temporal, ahora en el norte de la Ciudad de México. Por 119 millones 633 mil 142 pesos (monto máximo, sin IVA) abrió un espacio en Lindavista, alcaldía Gustavo A. Madero, ubicado en la explanada de la Subdelegación 1 Norte del IMSS sobre la Avenida Colector.

En esa inauguración también aparecieron Zoé Robledo y Claudia Sheinbaum. Este Centro contó con 40 camas para reforzar la atención médica de pacientes convalecientes “referidos con covid”, donde atendieron 99 enfermeras, 35 paramédicos, 33 médicos, siete administrativos y seis técnicos del IMSS.

El modelo se replicó en Naucalpan, estado de México, por 124 millones 717 mil pesos y un segundo contrato para la ampliación del servicio.

La segunda ola de coronavirus también provocó que se creara una nueva Unidad Temporal Covid-19 en Los Cabos, Baja California Sur. Costó 29 millones 568 mil 965 pesos. En el mismo estado, el IMSS instaló un nuevo centro, en La Paz, que costó 24 millones 741 mil 380 pesos.

Los 15 contratos por 1,682 millones 369 mil 855 pesos, sumado a lo demás que ha pagado el IMSS a CIE de 2015 a 2021, convierte al IMSS en la institución pública que más dinero ha entregado a la corporación de espectáculos en los últimos dos sexenios. Corriente Alterna solicitó una entrevista con la CIE, a través del personal de comunicación social de OCESA, pero hasta el cierre de la edición la empresa rechazó hablar del tema.

La pandemia puso en jaque las finanzas del gigante del entretenimiento. Para ahorrar, despidió a la mitad de su personal. El dictamen financiero de 2021 expone que lo que salvó a la compañía de disolverse en aquel momento fueron sus accionistas: absorbieron 100% de las pérdidas acumuladas de CIE. El mismo informe señala que la vuelta a actividades en 2021 ayudó a generar operaciones para sacar a flote la compañía: destacan eventos como el Gran Premio de la Ciudad de México y, por supuesto, las unidades médicas temporales del IMSS.