CU
El día que amaneció dos veces
Cultivo en el campamento cannábico del Plantón 420

Campamento cannábico: diversidad alrededor del consumo de marihuana

Eunice Adorno, fotoperiodista / Corriente Alterna el 23 de octubre, 2021

El campamento cannábico ubicado en el Paseo de la Avenida Reforma, justo a un lado del Senado de la República,  es uno de los espacios de tolerancia más importantes de la ciudad. Cada vez que he ido a fotografiar encuentro una amplia diversidad de personas; a veces hay música, baile, círculos de estudio, mítines, talleres de autocultivo, círculos de consumo para mujeres, payasos y una discreta vendimia de pipas, bongs, sábanas, dulces, aceites de CBD y otros productos que rodean a la planta. 

Cada día todas y todos los que acuden a este punto a consumir –o sólo a curiosear– pueden pasar el día dentro del campamento cannábico, preguntar por las cosechas de plantas, asomarse al gallinero y, con suerte, hasta usar el temazcal. El acceso es controlado y limitado por las medidas sanitarias a causa de la pandemia. 

El espejo de agua ubicado frente al Senado de la República se convierte en un pequeño oasis en medio del caos de Reforma e Insurgentes. Las exigencias del plantón 420 son básicas: un consumo y un cultivo libre. No debería apresurarse la regulación del mercado de la cannabis si no se garantizan, primero, los derechos de los consumidores.

 

Cultivo en el campamento cannábico del Plantón 420
Plantas de marihuana en el campamento cannábico junto al Senado
Consumidor de marihuana en el campamento cannábico del Plantón 420
Plantón 420
Campamento cannábico
Movimiento cannábico mexicano
Consumidor de marihuana
Plantón cannábico
Campamento cannábico en el Senado