CU
El día que amaneció dos veces

Mujeres y cuidados: a remontar la desigualdad (Ilustración: Renè Zubiea)

Mujeres y cuidados: remontar la desigualdad

Diana Juárez Torres, reportera / Corriente Alterna el 12 de octubre, 2023

Escucha aquí el podcast:

Los cuidados y la brecha salarial están ligados, entre más se dediquen las mujeres al cuidado del otro, tendrá menos oportunidades laborales

Camelia Balanzar es una mujer de 48 años que dejó su profesión para cuidar a su madre. Aunque tiene más hermanos, a ella le “tocó” hacerse cargo. También atiende a su hermana, quien requiere cuidados especiales. Para solventar los gastos de la familia puso una tienda de abarrotes.

Balanzar se levanta a las cinco de la mañana para ganarle a la noche, ir al mercado, cuidar a sus familiares y atender su tienda. Si es que logra tener un fin de semana libre, lo utiliza para convivir con su hija, madre y hermana. La historia de Camelia recuerda a Como agua para chocolate (1989), la novela de Laura Esquivel, donde Tita, la hermana menor, es destinada a cuidar a Mamá Elena, su madre.

Así como Camelia existen cientos de mujeres que han dejado sus proyectos personales por dedicarse al cuidado del otro u otra, siendo ellas las únicas responsables de sus familiares. Es el caso de Eva, Violeta y Begoña quienes, también, nos cuentan sus historias en este pódcast. 

La importancia de un Sistema Nacional de Cuidados

El hecho de que tantas mujeres dejen sus actividades remuneradas es un reflejo de la falta de políticas públicas que atiendan el aspecto de “los cuidados” en la sociedad mexicana.

Al respecto, Luz Galindo, especialista en política, cuidados y diversidad familiar por la Facultad de Estudios Superiores Aragón, advierte acerca de la necesidad de avanzar en el Sistema Nacional de Cuidados, que está congelado. En 2020 la Cámara de Diputados aprobó una reforma al artículo 4 de la Constitución, pero está detenido por el Senado. 

El Sistema Nacional de Cuidados busca garantizar el derecho al cuidado y tiempo propio; proveer de más servicios como estancias infantiles; mejorar las condiciones de trabajo de las personas cuidadoras, tanto las que reciben un salario como las que no; que la distribución de cuidados sea responsabilidad colectiva (entre la sociedad, el mercado laboral y las instituciones de gobierno); reconocer al “sector de cuidados” como uno de los motores de movilidad social, así como impulsar su crecimiento a través de recursos públicos.

El desarrollo profesional de las mujeres está limitado por las labores de cuidado que realizan. Los resultados de la Encuesta Nacional sobre el Uso del Tiempo (ENUT) 2019 revelan que las mujeres dedican 67% de su tiempo para trabajo no remunerado en el hogar contra un 28% de los hombres. Las cifras son distintas en lo que se refiera al tiempo ejercido para labores remuneradas: las mujeres invierten 31% de su tiempo, mientras los hombres llegan a 69%. Esto repercute directamente en la brecha salarial: por cada 100 pesos que recibe un hombre en promedio por su trabajo al mes, una mujer recibe 86 pesos. 

En otras palabras, la brecha salarial en México fue de 14%, según datos del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO). En este pódcast escucharemos las voces de cuatro mujeres que cuentan la pausa que dieron a sus planes de vida para poder cuidar a sus hermanas, madres, padres e hijos.