CU
Cristal, la droga que engancha a los jóvenes

Ilustración: René Zubieta

Podcast: la niñez no es el futuro, sino el presente

Alondra Reséndiz, Asunción Cabrera, Fernanda Vega, Sandra Ramírez, Metztli Molina, Yeudiel Infante, becaries / Corriente Alterna el 17 de mayo, 2021

Escucha aquí el podcast:

Entre enero y septiembre de 2020, en México desaparecieron en promedio tres niñas, niños o adolescentes al día. Además, al menos uno de cada diez feminicidios afectó a una mujer menor de 17 años, y más de 150 niñas y adolescentes fueron víctimas de trata, según los reportes de incidencia delictiva publicados por las autoridades. Estos son los datos más altos en cinco años.
Tania Ramírez Hernández, nueva directora ejecutiva de la Red por los Derechos de la Infancia en México, Redim, conversa sobre esta realidad con Alondra Reséndiz, alumna de la carrera de Estudios Latinoamericanos de la Universidad Nacional Autónoma de México, e integrante de la Unidad de Investigaciones Periodísticas de CulturaUNAM.
La Redim, una red de organizaciones civiles especializadas en atención, promoción y defensa de los derechos de las niñas, niños y adolescentes, y que tiene presencia en 20 estados del país, comparte con Corriente Alterna un diagnóstico crudo y, a la vez, esperanzador: la emergencia sanitaria por el Covid-19 para las infancias fue una “sindemia”, es decir, un episodio condicionado y agravado por cuestiones estructurales como la pobreza, la desigualdad, la marginación y la violencia.
¿Qué le debemos a las niñas y niños? Un retorno seguro a las escuelas para continuar de manera óptima su proceso de aprendizaje y desarrollo de habilidades sociales, una explicación de las decisiones tomadas en el marco de la emergencia sanitaria, especialmente por qué no se les considera actualmente en el plan nacional de vacunación y, sobre todo, ponerles al centro de la planeación de políticas públicas, porque no sólo son el futuro de México, sino que sus derechos se deben cumplir ahora, en el presente.
Pareciera que en la pandemia se nos olvidó el artículo tercero de la Convención de Ginebra: el niño debe ser el primero en recibir socorro, en caso de calamidad.